14 ABR 19 / 16:27 hs.

Un triunfo celebrado por todos

Santiago Mangoni, el piloto nacido en Balcarce, ganó de punta a punta la final del TC en San Luis, y se adjudicó su primer triunfo en el Turismo Carretera. El podio fue completo de Chevrolet, ya que Urcera y Mazzacane ocuparon los dos restantes escalones, respectivamente.

En las primeras dos vueltas, Mangoni ya tenía un segundo de diferencia respecto de su inmediato perseguidor: Mazzacane. Pero ese puesto rápidamente cambió, ya que Urcera ejecutó una excelente maniobra para dar cuenta del piloto del Coiro Dole Racing en la salida de la primera curva, y así convertirse en el nuevo escolta.

Problema en la batería para Altuna, que debió ingresar a boxes. Lo mismo ocurrió con Aguirre, el ganador en Neuquén, que tuvo un inconveniente en la dirección de su Dodge y debió abandonar.

Facundo Ardusso, con el Torino del equipo encabezado por Trotta, se convirtió en la nueva amenaza para Mazzacane, desde la cuarta colocación.

Promediando la mitad de la carrera, con ritmos muy similares en la punta que no favorecieron los cambios, una disputa por el séptimo lugar fue la que llamó la atención, y que involucró a Di Palma, Pernía, Ledesma y Gianini, respectivamente.

En el Rosendo Hernández, Canapino exhibió una mejoría en su Chevrolet, que le permitió largar 15° y avanzar dos posiciones. Della Motta, que había tenido una buena clasificación (puesto 12), debió abandonar por la rotura del palier, y Lambiris entró a boxes por una falla en la presión de aceite en su Ford, hecho que también derivó en el abandono del uruguayo, pocas vueltas después.

El auto de seguridad tomó protagonismo en la vuelta 21 porque Federico Pérez, el representante de Junín, quedó fuera de competencia. Tan sólo nueve décimas de diferencia en ese momento.

En el relanzamiento, Mangoni impuso autoridad y defendió con uñas y dientes la punta de la prueba. Urcera intentó bajo todo punto de vista, pero el Chevrolet alistado por el equipo de Dose fue superior, y así lo hizo notar en cada momento crucial de la carrera.

A falta de dos vueltas, Rossi se acercó a Werner para poner en peligro el quinto puesto que estaba en manos del entrerriano, pero nada cambió en los puestos de vanguardia.

Mangoni demostró, desde el rendimiento en la clasificación, que este sería un fin de semana bueno para él. Pero jamás imaginó que le quedaría “grabado de por vida”, como manifestó. Logró, en un mismo día, su primer triunfo en series y también su primera victoria en La Máxima. Y le devolvió a la ciudad de Balcarce un primer puesto en el TC, hecho que no sucedía desde 2006, en Río Cuarto, cuando ganó José Ciantini.